miércoles, 30 de noviembre de 2016

1 de diciembre.

Ya, es ya. Mañana. Ya no hay más excusas. Al fin y al cabo dije que me daría todo noviembre de libertad y tregua... (consuelo ok).

Comienza la marcha atrás para navidad, toca apretar el cinturón de verdad de la buena. Me he seguido atracando de pan a raudales. Así que en diciembre voy a trabajar en evitar y dejar por completo las harinas, todo tipo de cereal, no vale ni el pan integral ni el arroz ni los cereales ni nada, quiero una alimentación sin harina. Ninguna, ni trigo, ni avena, ni arroz, ni centeno, nada de harina, nada de cereal. 1 mes, todo diciembre. Básicamente de harina de trigo porque es la única que estoy comiendo, pero se sobreentiende que los demás cereales tampoco valen. Es un alimento que me pierde en cualquiera de sus formas, me hace perder el norte, el rumbo y la vida, no lo quiero jamás.

Y claro en fiestas nada de turrones ni chocolates ni cosas asquerosas navideñas. Todos los años peco bastante pero este año no me apetece en absoluto, bastante tengo con quitarme el pan.

Para no volverme majareta no sé si permitirme comer golosinas algún día puntual pero sin que me haga volver majareta también. Con control. Sé que sin harinas como tal mejoraré bastante aunque sepa que las golosinas son de lo peorcito y hasta algunas también llevan harina de trigo, pero sé que controlo más la porción, intentando no pasar las 1500 kcal. Es mejor opción sin duda de entre mis alimentos maliciosos. Pero no estoy segura, me gustaría cortar radicalmente con todos los alimentos perjudiciales y que a su vez son detonantes de seguir haciéndolo mal..... iré viendo sobre la marcha.

Prohibidos = cereal/harina de cualquier tipo, frutos secos, aceites, quesos grasos y golosinas sólo muy puntualmente.

Empieza mi limpieza de harina de trigo. Cual drogadicta.

Ya puse las normas en la derecha del blog, para no olvidarlas nunca y recordar que desde este mes estoy comiendo así, porque no va a haber días verdes, rojos o naranjas o estupideces, esta vez se va a cumplir de verdad. Lo pasaré muy mal pero todo es adaptación. Es hora de hacerlo.

Hace unos días me sentía firme y decidida y batallé como nunca con mi mente ante el NO. Normalmente cuando me vienen deseos de atracón no me pongo trabas, lo planeo y lo hago cuando puedo. Esta vez decía NO, NO Y NO con algún resquicio de SÍ, muy pequeño, y acabó ganando el sí. Esa es mi fuerza, mínima. Mi voluntad es nula aunque sepa que no quiero atracarme y que quiero adelgazar. Pero esta vez ya no puedo doblarme más, estamos en diciembre y no he hecho ningún avance EN TODO EL PUTO AÑO....... así que esa es la motivación...... que ya es diciembre y tengo que hacerlo, tengo que cambiar y tengo que disfrutar de las fiestas sin sentirme una obesa mórbida. Tú decides................

Procuraré escribir cada día para desahogarme y plasmar mis sensaciones ante esta desintoxicación... porque lo voy a pasar muy mal.... pero hay que dar el paso.

lunes, 28 de noviembre de 2016

Socorro.

Me puede. No puedo. Ni 1 día he logrado aguantar. Pensar que no lo voy a hacer nunca más me dio una ansiedad terrible, hasta soñé con que me atracaba. Joder, puto infierno, déjame salir joder.

sábado, 26 de noviembre de 2016

La "despedida" definitiva.

Ya he limpiado todo lo que he guarreado con los atracones del martes, jueves, viernes y hoy mismo sábado. 4 de 7, genial muchacha, estás que te sales.

Me he esmerado más que nunca limpiando porque quiero hacer borrón y cuenta nueva, olvidar esta maldita etapa y comenzar de nuevo sin atracones brutales de pan (ni de nada más similar).

Me da muchísimo miedo la navidad, las cenas, las reuniones, y yo sentirme una vaca moribunda. Es ahora o nunca. O me espabilo o es que no hay marcha atrás porque diciembre ya está aquí. Y diciembre va a ser muy estricto y empiezo hoy (mañana, porque hoy ya la he cagado hasta el fondo). Necesito deshincharme y comenzar motivada. Diciembre empieza el jueves pero no hay tiempo que perder, empiezo YA.

Ahora mismo me siento hasta liberada pero es chistoso ya que hace 20 minutos me estaba embutiendo de pan. No sé cómo lo llevaré pero tengo que ser capaz de aguantar una puta semana sin pan y cuando ya haya pasado esa semana podré aguantar un poquito más y así hasta el infinito para no repetir nunca más estos horribles episodios de atracones. 1 semana, no puede ser tan difícil.

Puede que las ganas vuelvan, puede que en 2 días me muera de ansiedad, puede que huela pan tostado en una puta cafetería y me vuelvan esas ganas irrefrenables de atracarme, pero lo tengo que superar. Ya me he atracado mil veces, qué sentido tiene volver a quererlo si ya lo he hecho tanto. Ya sé lo que es, no necesito volver a experimentarlo y además pesa más lo negativo que lo positivo.

Vamos a cargarnos de energía positiva, de creer que es posible, de desatarnos las cadenas, de avanzar y de lograr ese cuerpo tan ansiado. Empieza la lucha.

viernes, 25 de noviembre de 2016

Inútil y desagradable.

Dije que hasta el viernes no podría atracarme pero sí, lo hice anoche de nuevo, después de una panzada de ejercicio, que encima estaba cansada y podía haber ido a la cama pronto pero no, voy y lo aprovecho para atracarme una vez más, igual que hoy.

Me duele el cuerpo del ejercicio y de la distensión de los atracones. El martes fue de 4000 kcal y aún no me he recuperado, y encima voy sumándole otros atracones (ayer y hoy), por lo que tengo un dolor de que se me ha extendido demasiado el estómago que es extremadamente desagradable, al igual que los tobillos hinchados y dolor de celulitis y líquido acumulado en muslos, es tan horroroso. Y mientras matándome a ejercicio y con agujetas en el culo y hasta en los abdominales, soy la inutilidad personificada. De qué puto sirve hacer tanto ejercicio si luego me atraco así???? Si no lo hiciera tendría un puto cuerpo decente. Parece que estoy haciendo una etapa de volumen infinita. Quiero que llegue la definición ya!! Quiero verme seca, quiero ver mi trabajo. Quiero dejar de ver grasa y celulitis. Quiero ver mi cuerpo real. Quiero dejar de atracarme.

miércoles, 23 de noviembre de 2016

Deseando que acabe.

Deseando que los atracones desaparezcan de mi vida. Deseando poder avanzar, olvidarme de ellos, de que sean una traba. No digo olvidarme de ésto, del problema, porque mi objetivo es adelgazar, nunca dejará de serlo. Quiero acabar con lo que me impide hacerlo. Esta obsesión por los alimentos que no debo. Esta obsesión por dejar el mundo a un lado y quedarme sola atracándome. Estoy cansada de este bloqueo. Cuando los atracones me dan fuerte no puedo salir, cada día es una estrategia nueva para darme un atracón. Cada semana planeo cuando voy a comprar la comida de atracón, qué comida y cuánta y qué día me la comeré. Ahora tengo unos días difíciles y hasta el viernes no podré. Ayer me atraqué brutalmente de casi 4000 kcal si no las rebasé.

No sé cómo acabar con esto......... se apodera de mí y no existe nada más que el acabar con la tarea de ser adulto, llegar a casa y atracarme.

Siempre que me propongo dejar los atracones me siento absurda, no sé qué hacer, no sé qué comer, nada me gusta, nada me llena, siento que no sirve de nada......... sé que se trata de hacerlo por varios días, sufrir un poco hasta acostumbrarse y luego ya. Pero no logro vencer las ganas del atracón y vuelvo a la espiral. Cómo hacerlo??? Necesito herramientas. Quiero hacerlo de una vez por todas, quiero que diciembre sea ya el momento definitivo, pero llevo años en esto y de verdad no sé cómo hacerlo.........

sábado, 19 de noviembre de 2016

Un poco de mi historia.

Cuando empecé con estos trastornos ni tan sólo sabía que era un trastorno. Ni sabía que existía ni que se le ponía nombre. Tenía 11-12 años y adoraba ser un esqueleto. No era consciente de lo que me sucedía, simplemente controlaba lo que ingería (me salía sólo), sabía lo que estaba mal y lo que estaba bien y me castigaba mentalmente cuando me había pasado de la cuenta. Todo esto sin articular palabra, todo pasaba dentro de mí, jamás verbalicé nada porque era como algo ajeno a mí pero actuaba por dentro sin yo manejarlo.

Esto lo veo años después, veo que siempre formó parte de mí, unas épocas más otras menos, pero nació de mí, no descubrí nada. Nunca he sido pro ana pro mia ni he hecho apología a éstas. Sí que he podido referirme a un trastorno de manera abreviada cuando hago algún comentario por la red pero no más. Y veo que ese monstruo existe o existió de verdad dentro de mí y siempre lucha por renacer, porque la vida no te pone el camino siempre. Cuando creces todo cambia. Ya no eres tan fuerte, te has autodestruido demasiado. Tienes miedos y hasta te planteas metas más realistas para poder seguir viviendo. Ya no puedes desplomarte, eres un adulto responsable con obligaciones. Y sufres las consecuencias, muchas consecuencias por la restricción de alimentos prolongada.

Muchas chicas caen en estos trastornos ahora en la época moderna de internet porque buscan adelgazar y descubren páginas y blogs que hablan de ésto. Se meten en materia y no hay manera de salir, la obsesión se apoderó de su mente y su cuerpo. Esto es verídico, muchos casos que he visto lo dicen abiertamente. Hasta hay muchas que lo han hecho por moda, al igual que lo de los cortes en las muñecas (sin menospreciar nunca la autolesión, que es muy grave y dura para quienes la padecen de verdad, pero he conocido casos EN PERSONA que lo han hecho por sentirse más cools y me desquicia).

A veces estoy cansada de que esta sombra me acompañe desde hace tantos años y sepa que no me curaré porque ni quiero ni, por el momento, querré. Y de que se simplifique tanto y crean que es una tontería pasajera o una moda, porque no ha sido así para todas. No saben lo que hay dentro. No lo saben. Muchas estamos sufriendo en silencio y así nos mantendremos siempre que podamos.

Estamos bien.

Estoy bien y seguiré bien y en mis adentros me odiaré por mi puta grasa y haré por destruirla. Todo lo que hago, mis acciones, mis palabras, mis pensamientos, están condicionados por ésto. Mi vida es esto, una lucha en contra de mi peso. Sin esto, no tengo nada. Sin esto, no soy nada. No soy nada más que una gorda sebosa infeliz. No encuentro rumbo ni sentido a mi vida si este objetivo no me acompaña.

En mi etapa de 15-16 años empecé a comer algo más, inconscientemente, y se me puso un cuerpo bonito, no esquelético. Quizás casi igual a como estoy ahora (47-48 kg, ahora estoy en 49-50). Y, sin darme cuenta, a partir de los 17 años volví a estar obsesionada con mi barriga plana, con hacer abdominales... y me sentía muy mal cuando comía platos grandes, tiraba comida a escondidas, siempre "ya había cenado"..... no quería un cuerpo bonito..... quería no tener nada de grasa, quería un abdomen tísico, y cambié el chip radicalmente de nuevo. No podía seguir así. Me daba igual ligar más y que a los chicos les gustara mi trasero. A mí no. Hacía mis dietas, las que yo creía que eran buenas, y adelgacé. No mucho, siempre he estado 3 kg arriba o abajo, como ven al lado mi peso más bajo fue 43 y el más alto 51, y siempre estoy en el medio (en el medio tirando para arriba por desgracia). Después de épocas gloriosas (44-46 kg) vinieron los antojos brutales de alimentos de los que me había privado mucho tiempo, como el pan. Y desde entonces, estoy así. Luchando contra los atracones de los peores alimentos que existen en mi vida. Maldigo el día en que les di el primer bocado.

Cuando me obsesioné mucho lo que más odiaba era mi panza, pero porque mis brazos y mis muslos estaban bastante bien, acordes con lo que me gustaba. Ahora no, ahora han crecido. Ya no tengo piernecitas, ahora tengo muslacos enormes. Lo mismo con los brazos. Ahora me obsesionan los brazos raquíticos, las piernas finísimas. Por qué antes no y ahora sí? Porque ahora no los tengo. Los atracones (y el ejercicio también.....) me han cambiado el cuerpo. Lo odio, odio tanto mi cuerpo, es tan horrible.

Luego está la cosa de: pero 50 kg, estás delgada!!

Para ti, joder, para ti. No para mí. No lo quieras comprender. Me siento una ballena, siempre lo he sentido, y la sensación se disipa un poco cuando peso 45-46 kg. Mi cuerpo es pequeño. Mi cuerpo con 50 kg tiene grasa localizada horrible. Mi contextura es estrecha. Mido 1.62 aproximadamente, no soy muy bajita, pero mi cuerpo es diminuto y no le sienta bien pesar 50 kg. Otras chicas con 50 kg se ven muy bien, yo no. Puede que la distorsión me afecte, pero yo sé que hasta cierto punto mantengo la cordura, sé ver la realidad, sé ver la grasa que me hace sentir mal. Existe. Sé cuando está y cuando no.

Este trastorno no te hace verte una ballena estando esquelética, no. No ves espejismos. Basta de mitos. Este trastorno te hace ver lo peor de ti, por pequeño que sea, y te hace ver la delgadez como algo precioso, admirable, atractivo y casi inalcanzable. Te hace cambiar los límites de lo que se considera bello/sano. A otras personas les gustan las curvas, los pechos turgentes, los muslos fibrados. A mí me apasiona la delgadez extrema, la adoro, la idolatro, la persigo y la amo.

viernes, 18 de noviembre de 2016

Llegó el momento.

Seguiré con la tregua, con la flexibilidad y el olvidarme de las kcal pero sin pan. Llegó el momento de dejar el pan. Hoy 18 de noviembre es mi último atracón de pan, aquí queda escrito.

Ascazo es lo que me doy.

Ayer me di un tute en el gym muy potente. Tengo las piernas congestionadísimas, me siento un hipopótamo. Y hoy he pesado 49,0 kg.

Entrena menos y come menos, cacho cerda.

Se acabó el pan.

domingo, 13 de noviembre de 2016

Atracón brutal de ayer.

Fueron poco más de 4000 kcal...... casi lo dejé en 2700 pero a la tarde noche agarré otras 1000 de pan y 300-400 kcal de paté......

Fue horrible........... una cosa es dejarlo rondando las 3000 y otra pasar las 4000........... me siento tan mal................

sábado, 12 de noviembre de 2016

Curioso.

Después del atracón de ayer, me he pesado hoy por pura curiosidad de saber cuánto "he engordado" (que sé que no es real porque no engordas en 1 día, engordas a la larga). Entre la bola de comida que tenía en la barriga porque no fui nada bien al baño, el líquido que bebí y la misma retención del líquido que produce el carbohidrato, pesaba 1,3 kg más.

48,9 kg. Horroroso, pero sabía a lo que me exponía. Es poco conveniente pesarse después de un atracón de carbohidratos de más de 3000 kcal. Pero quería saberlo.

Fui a hacer una hora de cardio, bueno 50 minutos, no demasiado, tampoco me esforcé en exceso pero estuvo bien. Sudé pero he sudado otras veces mucho más. Bebí agua, hice pis, me duché y me volví a pesar por pura curiosidad de nuevo.

47,6 kg. 1,3 kg menos. Exactamente lo mismo que pesaba ayer. Increíble...... He perdido 1,3 kg/litros de líquidos con 50 minutos de ejercicio.... aún habiendo bebido agua.... alucinante.

Qué demuestra ésto???? Que cuando pesamos más después de haberla cagado (en mi caso baastaaante más, 1,3 kg de un día para otro, ojo eh) es puro líquido!!! No hay que asustarse. Si seguimos comiendo mal obvio se almacenará como grasa, pero si nos reconducimos todo volverá a la normalidad. No se engorda de un día para otro.

El otro lado de ésto es que quizás pesé ayer 47,6 kg y hoy después del ejercicio también por deshidratación. Me da miedo que sea así, porque los líquidos necesarios se reponen y vuelves a pesar como siempre. Así que no sé cuál es mi peso real. De todas formas no lo he hecho bien porque después de un atracón no es fiable así que esperaré a pesarme un día por la mañana sin haberme atracado el día anterior y sin ejercicio y sin nada. Claro que para recuperarme de este fin de semana de atracón necesito varios días......

viernes, 11 de noviembre de 2016

47,6 kg.

Aunque sin emocionarme porque este finde es de atracón. Ayy, cuánto ayuda el estar relajada y perdonarse. Lo he hecho mejor durante la semana aunque lunes y martes con golosinas y los demás días comiendo bien con algunos caprichos, pero así es como se logra, con un poco de normalidad, algún capricho dulce... sin obsesionarme con las cagadas porque al presionarme con las prohibiciones acabo comiendo el triple... sólo falta deshacerse de los atracones y esto irá hacia abajo...

domingo, 6 de noviembre de 2016

Más tranquila.

48,3 kg. No lo estoy haciendo bien, pero estoy más tranquila. Esa sensación de calma en mi cabeza ayuda mucho. Estoy comiendo mucho y mal pero no igual que antes. No tratando de comer primero bien y luego desmadrarme. Me desmadro de entrada y listo ;) hasta me sacio antes sabiendo que me lo estoy permitiendo sin culpa. Sigue siendo mucho (ayer 3000 kcal como mínimo), pero el truco es que el pelotón de kcal sean del mismo alimento y que éste sea alto en sólo un macronutriente. Claro no funciona a largo plazo, pero eso hace no ponerme como una morsa. En cambio cuando ando comiendo balanceado y me atraco de noche las consecuencias son horribles. Bueno, no se hable más de kcal y comida, tregua.

viernes, 4 de noviembre de 2016

48,9 kg.

Me pesé a las 18:30, habiendo desayunado, comido, bebido agua... también hice cerca de 1 hora de ejercicio y sudé.... y mi cuerpo da todo el puto asco.... 48,9... demasiado.... ojalá 3 kg menos pero haciéndolo así va a ser difícil ;)

Tiempo.... me tengo que dar un tiempo.....

miércoles, 2 de noviembre de 2016

Me supera.

Traté de hacer los dos últimos días de octubre bien y, pf, regular.

La verdad, siento que necesito una tregua. No puedo más con esta presión. No sé de dónde viene, no sé cuál es el motivo, pero me siento superada, ansiosa, nerviosa.

Estos días no he podido parar de comer abusivamente, sin poder parar, cosas buenas en su mayoría pero sin poder parar (1737 kcal el domingo, 2380 kcal el lunes, ayer ni las conté pero infinitas, y hoy estoy comiendo golosinas......). Siento algo dentro que no logro paliar, malestar, tristeza, vacío, hundimiento.

Necesito un descanso mental de ésto. De las calorías, de cuánto como. Sólo para relajarme y hacerlo mejor, sin preocuparme tanto. Tratando de consumir menos acabo consumiendo mucho más. Y no quiere decir que lo vaya a hacer bien, probablemente la cague varios días, pero basta de culpabilidad, basta de este sentimiento pésimo. Voy a tomarme noviembre de "vacaciones". No puedo estar pensando de lunes a jueves en el atracón que me quiero dar el fin de semana. Estoy así día tras día y no puedo más, voy a estallar.

Sí, lo haré, me atracaré viernes, sábado y domingo, lo más seguro. Y la semana siguiente será una nueva oportunidad y quizás ese fin de semana me atraque de nuevo. Pero sé que lo haré mejor y estaré más relajada si no le doy tantas vueltas, me relajo y me dejo de castigar por ello. A ver si así logro que la ansiedad disminuya porque me siento superada, la comida me domina y no hay día que no ansíe comer hasta reventar. La idea es comer bien entre semana y algún capricho los fines de semana. Éste ya no, porque necesito descargar tanta tensión dándome un atracón gigantesco. En serio, esto es horroroso.

Descanso. En diciembre volveré y será la recta final para estar algo mejor en navidad. No me he rendido, nunca me rindo. Sólo quiero disminuir la presión. Quizás algún día que me vea un poco bien me pese y lo escriba. Escribiré, pero no quiero hablar de comida en un mes......