sábado, 7 de mayo de 2016

Siempre.

Siempre vengo los fines de semana a llorar lo jodidamente gorda que estoy y a maldecir el atracón de ayer y el que me estoy dando hoy. De verdad que no sé qué hacer para salir de ésto :(

He comido golosinas durante la semana, y he comido cereales y pan ayer y hoy. A pesar de hacerlo mal durante la semana, llego el viernes sinténdome mejor, más deshinchada y un pelín más finilla. Es decir, el viernes ya me voy recuperando del súper atracón del finde anterior. Y así tiro todo por la borda, volviéndolo a hacer. Así es mi puta vida desde hace más de 6 meses. Lo peor? Que ya sé que el fin de semana que viene lo voy a querer hacer otra vez. Yo ya no sé. No tengo más palabras para insultarme. No tengo ánimos, no tengo esperanzas. No sé cómo dejar el puto y jodido pan.